En el año 2004 en un estudio, en el libro Causas de la liquidación obligatoria de sociedades en Colombia. Estrategias para prevenir la crisis (Gaitán y Castro, 2004. p.139) se mostró que una de las causales para la liquidación de las sociedades son los problemas familiares en el manejo de la empresa. Luego, la Superintendencia de Sociedades de Colombia por muchos años ha organizado campañas para concientizar sobre la necesidad de establecer reglas de juego en las empresas de familia. Así mismo, en la publicación de la Superintendencia de Sociedades: «Estudio sobre empresas colombianas perdurables» del año 2013, se cita un estudio realizado en el año 2010 por Mónica Franco, de la Universidad Icesi (Superintendencia de Sociedades. 2013), que presenta el porcentaje de mortandad de las empresas en Colombia: 10.52%, dato con el que se prueba que las sociedades tienden a desaparecer entre la segunda y tercera generación.

A nivel global, encontramos que en países como los Estados Unidos las empresas de familia representan un 90% del total de empresas (Martínez E.Jon, 2010, p. 19.), y, que de las 500 empresas más grandes en el mundo 175 son empresas de familia. Algunas muy conocidas como Ford, Levi Strauss, Michelin, L’Oreal, Fiat y Walmart, las cuales han venido fortaleciendo los temas de protección, por la importancia económica que estas compañías representan.

Según la Superintendencia de Sociedades de Colombia (2013) en nuestro país para el año 2013 las sociedades de familia representaban 68% de las empresas, superando a Chile; pero aún en desventaja con países como Estados Unidos y, en especial, Italia, donde el porcentaje sube al 99% de las compañías.

Esto prueba la importancia de dichas sociedades como factor económico y a su vez como factor jurídico, los cuales permiten que mediante una regulación sana se promuevan el crecimiento y la sucesión acertada de estas empresas.

Manuel Pavón señala, en especial, en su libro Los dilemas de la empresa familiar (2012, p 43), que este tipo de sociedades tienen problemas de perdurabilidad, producto de la falta de preparación para el futuro. Esto se debe a decisiones del fundador y por el simple desapego de ciertos miembros con la administración de los negocios; así como por el relevo generacional que acontece como hecho físico y natural por la distribución económica fundamentada en las leyes desde el derecho romano. Hay que tener en cuenta a los descendientes de una persona y cómo este hecho implica ir multiplicando

fácilmente los propietarios de los bienes. Para tratar de impedir el decaimiento de la empresa familiar, la Superintendencia de Sociedades de Colombia lo ha intentado mediante distintos documentos y conferencias como el «Estudio sobre empresas colombianas perdurables». Desde hace más de 20 años ha impulsado la celebración de protocolos de familia como herramienta, no de solución de conflictos, sino como un medio para establecer reglas de juego claras, las cuales son entrega-das a cada partícipe de las empresas con las instrucciones para la administración de estas en el fututo. Y todo adquiere más sentido si tenemos claro que las sociedades de familia, sin importar su tamaño como empresa, tienen un común denominador: Su dependencia en el socio fundador. Dicho socio debe estar en la mayoría de las situaciones pertinentes a las empresas que representen un factor económico importante en inicio de su retiro. Esta situación propicia que en la mayoría de los casos de retiro o desaparición del socio fundador se genere una lucha sin cuartel en la administración y en la toma de decisiones. Esto es entendible, dado que la empresa ha funcionado desde su existencia con un modelo de administración unipersonal en la cual el socio administrador adopta las decisiones sin atenuantes ni injerencias.

Ante estos eventos se hace necesario establecer un protocolo de familia; un contrato que puede ser visto como la lectura previa de las instrucciones de un juego de mesa, el cual especifica cómo funciona el juego, cuándo se gana, cuándo se pierde, cuándo se termina el juego, y cuándo se puede ser expulsado por no cumplir las reglas.

Abrir el chat